Reflexiones

Reflexión Pastoral 14 de Febrero

 

VASOS DE BARRO ESCOGIDOS PARA MANIFESTAR SU GLORIA

Es maravilloso entender que, dondequiera que vayamos, el tesoro que habita en nosotros tiene la habilidad de salvar, sanar, liberar y transformar corazones.

El único requisito para tener ese tesoro es estar disponibles para manifestar su gloria. En el Antiguo Testamento, solo a los levitas – purificados y santificados- les era permitido cargar esa presencia. Por eso algunos piensan que los milagros, las señales y las maravillas no son para hoy – o si suceden, es sólo en las iglesias, durante los servicios, y exclusivamente por medio de pastores y otros ministros- Esta perspectiva hace que la gente ponga su mirada en el hombre, porque creen que soló esos líderes nos pueden dar algo de Dios, pero Jesús oró al Padre por todos los vasos de barro – todos lo que confiesan que Él es el Señor y Salvador de sus vidas- para que se conviertan en  portadores  que manifiesten su gloria.

Es revelada dondequiera que un vaso de barro va.  Trabajo, estudio, centro comercial, restaurantes, estadios, básicamente, en todo lado.

DIOS ORDENA MANIFESTAR LA GLORIA EN LA TIERRA.

Isaías 60 incluye una descripción interesante de cómo debemos mostrar la gloria de Dios al mundo: Isaías 60: 1. Levántate, de la depresión y postración a las que te han llevado las circunstancias; levántate a una nueva vida –resplandece -sé radiante con la gloria de Dios; porque ha venido tu luz, y la gloria de Jehová ha nacido sobre ti. 

“Levántate”. Este es un llamado, pero también es una orden para tomar una decisión y actuar. Lamentablemente, la indiferencia es la condición de muchos creyentes hoy en día, cuando se enfrentan a los grandes retos impuestos por el mundo.

Ellos son pasivos -esperan sin tomar acción- Se estancan en un sistema mundano y ateísta, que mantiene a la gente sin Jesús, su amor y su poder – ahogándose en depresión, confusión e inseguridades; enfermos y heridos- Pero hoy, Dios nos ha dado una orden: “!Levántate! !Levántate de esa depresión! !Levántate y haz a un lado el desánimo! !Levántate del fracaso! !Levántate de la muerte! !Levántate a una nueva vida!” “Resplandece”.

La palabra “resplandece” viene de la palabra hebrea or y su definición incluye “ser o convertirse en luz” “ser iluminado”, “dar o mostrar luz”, y “encender el fuego”. Este resplandecer ocurre cuando nos “levantamos” de esa condición espiritual de pasividad y conformidad.

¡Para resplandecer tenemos que levantarnos! Dios está listo para manifestar Su gloria, pero para que esto suceda, necesitamos actuar. “…porque tu luz ha llegado” Dios nos da de Su luz para hacernos resplandecer. Esa luz es vida, prosperidad, conocimiento y guía para cumplir con sus mandatos. Su luz, brillando a través de nosotros, quita todo rastro de oscuridad a nuestro alrededor. Entonces, dondequiera que vamos, esa luz transformará nuestro entorno.

Cada cristiano tiene la luz de Dios, por lo tanto, podemos determinar que dimensión de gloria o que porción de Su luz que permitiremos que se manifieste en la tierra. La luz que emitamos, La cantidad de luz de Dios que tu decidas emitir determinará el alcance de su influencia y dominio. 

¿En qué grado de luz estas tu operando? Para impactar el mundo entero con el evangelio del reino, debemos brillar plenamente con la gloria de Dios. ¡Tu naciste para hacer historia! ¡el tiempo ha llegado para brillar en medio de la oscuridad! 

LA OSCURIDAD ES LA ATERADORA INFLUENCIA DEL REINO DE SATANAS EN LA TIERRA. LA LUZ ES LA GLORIA DE DIOS QUE REMUEVE TODA OSCURIDAD

Pastora María de Machuca   

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *